Muchas veces nos vemos en la necesidad de fajarnos la camisa (poner dentro del pantalón) para ocasiones especiales y para otras no tan especiales también, pero ¿qué tan bien nos queda? ¿hay una manera correcta de hacerlo?

Existen aquellos que optan por el estilo juvenil casual no-fajado, y está bien,  pero siempre será mucho mejor fajarse si quieres lucir más maduro y formal, en general el mensaje que despides es el de ser una persona de confianza.

¿En qué ocasiones debes fajarte la camisa? Las camisas comúnmente tienen “colas” que tienen el propósito de ser fajadas, son esos sutiles picos que están en la parte de abajo de las camisas, al contrario de aquellas que están rectas, es decir, que no tienen pico, y que no se fajan.

Si tu camisa no tiene colas muy definidas hay mucha más libertad de acción en la manera en que la acomodas, ya sea fajada o desfajada:

1. Camisetas

Éstas pueden fajarse siempre, es absolutamente necesario que lo hagas si puede que se vea abajo de lo que te pongas arriba. Para mejores resultados, fájala en tu ropa interior.

2. Poleras Polo

Puedes usarlas tanto fajadas como sin fajar, el look fajado es para lograr algo más elegante, especialmente lo usan los golfistas.

3. Camisetas con cuello de tortuga

Por sí solas es mejor dejarlas sin fajar, pero si usas una chaqueta o algo que vaya encima, fájala.

4. Camisas hawaianas y guayaberas

NO las fajes, cualquier camisa con un estampado muy llamativo no debe ir fajada, no importa cuán largos tenga los picos.

5. Poleras en general

Depende mucho de la polera, el cinturón, y los pantalones que te pongas. Aquí no hay una regla específica. Pero de preferencia no las fajes a menos que sea un look específico que quieras lograr.

Probablemente ya lo has hecho muchas veces; el objetivo que quieres lograr es, que la camisa te haga lucir, una superficie delantera lisa y plana, es decir, sin que salga mucha tela de la cintura o tenga demasiados pliegues: ciñe la camisa a tu cintura.